Bienvenidos a casa

A veces tu vida cotidiana puede ser de lo más inspiradora. Hace unas semanas, sin ir más lejos, mi tía y mi prima reclamaban un poquito de mi tiempo para ayudarles con sus respectivas entradas de casa. No sé por qué siempre este espacio es el más olvidado y sin embargo uno de los más vistos, que se lo digan sino a los pizzeros. Las cocinas de mis amigos no sé ni cómo respiran, pero…

Continuar leyendo