No está caducado, es Vintage 7 abril, 2015 – Posted in: Decoración, Tendencias decoración – Tags: , , ,

En los últimos años, muchos hablan de una nueva tendencia que a día de hoy está en alza: la estética vintage

Ya sea en la decoración o en la moda, es un movimiento que ya está totalmente instaurado en nuestras vidas, y ya nos hemos hecho a el, pero claro, que es eso del vintage exactamente? Los muebles de la abuela? Por ejemplo, pero claro, no todo vale, lógicamente nuestras abuelas tenían muebles increibles o muebles horribles que a día de hoy serían totalmente vendibles o inflamables.

Hay un error muy común que es el de confundir el vintage con el retro.

Se considera vintage, un elemento que se fabricó originalmente en una época determinada del siglo XX y que ahora pervive. Suele comprender entre los años 20 y los años 70, algunos dirán que no, pero bueno, esa es mi valoración.

Lo  que se denomina como retro son objetos que se fabrican hoy pero inspirados en algo que tenia nuestra abuela, por ejemplo.

Resumiendo: que algo tiene 50 años, es vintage, y que algo que es nuevo pero lo han copiado de algo que tiene 50 años: es retro.

Recurrimos al pasado para inspirarnos el presente, y el vintage es una excusa perfecta para volver a tirar de elementos que nos gustaron o que hicieron mella en su época.

Muchos son los decoradores que utilizan el vintage, para completar sus proyectos o como concepto, ya que estamos dándole un doble uso a un objeto,que en su dia cumplió una función y que hoy sigue funcionando en un espacio. Son piezas con alma, que tienen mucho que contar.

En determinados momentos, nos hace ilusión tener algo que perteneció a un familiar nuestro y nos sorprendemos al ver como algo que usaron nuestros bisabuelos aún hoy nos sigue quedando bien donde vivimos, dejando a un lado el lado sentimental, si algo fue bueno ayer, lo será hoy también.

Dentro de unos años podremos comprar Iphones Vintage o impresoras vintage, son conceptos que a día de hoy nos parecen incompatibles pero no imposibles, pero vamos, que podemos permitirnos imaginarlo.